¿Ver u omitir? Descubra nuestro veredicto

¿Ver u omitir?  Descubra nuestro veredicto

Descubra “Ehrengard: El arte de la seducción”, la nueva película de Netflix basada en una obra póstuma de la autora danesa Karen Blixen, más conocida como Isak Dinesen. Con un final inesperado, este cuento moderno nos sumerge en la historia de un hombre que apuesta a poder enamorar a una mujer. Pero éste descubre la apuesta e invierte los papeles. En este artículo te desvelamos los detalles de esta cautivadora y entretenida película.

**Introducción: Una cautivadora historia de amor y traición**

En una tierra ficticia llamada Babenhausen, un castillo se alza majestuoso entre las montañas. En el interior, Ehrengard, una mujer noble de excepcional belleza, se involucra en peleas con espadas con un hombre misterioso. Pero cuando se quitan las máscaras, todo cambia…

**El encuentro de Cazotte y Storhertuginden**

Cazotte, un joven retratista, está dotado tanto del arte de la seducción como del de la pintura. Mientras pinta el retrato de la duquesa de Babenhausen, ésta se siente atraída por él. Para no ofender a su marido, el Gran Duque, Cazotte rechaza sus insinuaciones. Sin embargo, la duquesa está convencida de que Cazotte sabe cómo encantar a las mujeres y le ofrece un trato intrigante. Su hijo, el príncipe Lothar, debe casarse para poder heredar el trono antes de que muera su padre. Pero Lothar es un desastre con las mujeres. Luego, la duquesa le pide a Cazotte que le enseñe el arte de la seducción para poder conquistar a una potencial reina. A cambio, Cazotte quiere que la duquesa le ponga en contacto con Ehrengard, una bella mujer aristocrática, para poder pintarla.

**Un giro inesperado de los acontecimientos**

Cazotte logra ayudar a Lothar a seducir y casarse con una joven noble llamada Ludmilla. Pero ahora Ehrengard rechaza categóricamente la idea de ser pintado por Cazotte, habiendo expresado su aristócrata padre su desacuerdo. Cazotte acepta esta decisión y sigue adelante… hasta que descubren que Ludmilla está embarazada. Pero el problema es que el niño fue concebido fuera del matrimonio, lo que le hacía inelegible para el trono. Para evitar que esta información caiga en manos de la prima del gran duque, que también es pretendiente al trono, la duquesa pide ayuda a Cazotte. Luego propone un plan audaz: retirarse a un castillo aislado con Ludmilla, Lothar y algunos sirvientes, para ocultar el embarazo. Ehrengard, por su parte, será la compañera de Ludmilla. Cazotte hace una apuesta con la duquesa: debe seducir a Ehrengard y convencerla de que se haga pintar. Si lo logra, obtendrá un lugar en la corte. Si falla, la duquesa podrá pasar una noche con él. Sin embargo, su plan está lejos de ser tan inocente como parece…

**Un resultado sorprendente**

En una serie de acontecimientos locos, Cazotte se enfrenta a muchos obstáculos, incluido el intento de ocultar el nacimiento del niño y el descubrimiento por parte de Ehrengard de la apuesta entre Cazotte y la duquesa. Cazotte incluso se batirá en duelo con el prometido de Ehrengard. En definitiva, si bien la historia se desarrolla como un cuento de hadas tradicional, el final nos ofrece una interpretación moderna donde el hombre no es tan seductor y encantador como cree. Mientras tanto, Ehrengard tiene suerte de haber evitado sus insinuaciones.

**Nuestra opinión: un encantador cuento romántico**

El comienzo de la película es una comedia encantadora. Cazotte está lejos de ser el hombre libertino y seductor que imagina la duquesa. A medida que avanza la historia, Cazotte se vuelve manipulador. Pinta a Ehrengard desnuda sin que ella lo sepa y cree que eso la encantará. Cuando Ehrengard descubre la apuesta, aprovecha la situación y se niega a darle la satisfacción de corresponderle. Además, regresa con su prometido, Kurt. El final, desde el punto de vista de Ehrengard, parece ser de victoria. La película ofrece una versión moderna de un cuento de hadas clásico, pero el epílogo podría haber proporcionado un final más satisfactorio para Ehrengard. Desafortunadamente, sólo nos enteramos de que le han asignado un lugar en la corte de la nueva duquesa. Es un gran honor, pero no es un final en el que triunfe el poder femenino. Sin embargo, el final feliz de Cazotte es que se traslada a Roma para pasar el resto de sus días seduciendo mujeres.

En general, “Ehrengard: El arte de la seducción” es un cuento romántico encantador que te hará pasar un buen rato si lo tomas como lo que es, una farsa entretenida. Hágase un favor y mírelo sin hacer demasiadas preguntas.

Fuente: decider.com

Foto del avatar

Sylvain Métral

J'adore les séries télévisées et les films. Fan de séries des années 80 au départ et toujours accroc aux séries modernes, ce site est un rêve devenu réalité pour partager ma passion avec les autres. Je travaille sur ce site pour en faire la meilleure ressource de séries télévisées sur le web. Si vous souhaitez contribuer, veuillez me contacter et nous pourrons discuter de la manière dont vous pouvez aider.